Proceso productivo en campo

En nuestras plantaciones, establecemos y mantenemos el cultivo de palma y, producimos racimos de fruta fresca, bajo estándares de Buenas Prácticas Agrícolas.

Oleopalma busca las condiciones climáticas y de suelos específicas que favorezcan el cultivo, tales como: precipitación superior a los 2000 mm anuales; 5,5 horas promedio de luz diaria; temperatura entre 22 y 30 °C; velocidad del viento inferior a 30 km por hora; preferiblemente suelos profundos, con materia orgánica, aireados y sin problemas de compactación.

No usamos suelos de turba, no tumbamos bosque primario, no quemamos para establecer el cultivo y tampoco sembramos en zonas de alta pendiente. Utilizamos materiales certificados, provenientes de Costa Rica y de Colombia; hacemos nuestro control de malezas y de plagas y enfermedades, teniendo como prioridad la protección del medio ambiente. Así mismo, tenemos planes de nutrición orgánica minimizando el uso de agroquímicos.

Periódicamente hacemos los estimativos de producción con el ánimo de prever la cosecha y el transporte de los racimos de fruta fresca (RFF). En este sentido, abogamos por la calidad de la fruta, cumpliendo los indicadores propuestos.