Proceso productivo en planta

En nuestras cuatro plantas extractoras, la producción es totalmente limpia, ya que es un proceso físico, basado en cocimiento y maceración. En todas producimos aceite crudo de palma y, en algunas, aceite crudo y harina de palmiste (kernel).

El proceso de extracción del aceite inicia aflojando la fruta de los racimos de la palma, mediante la esterilización a vapor. Después se separan las pepas de los racimos. La fruta se envía a los digestores, los cuales la calientan para convertirla en pulpa. Posteriormente, se prensa la pulpa y se obtiene el aceite, el cual se clarifica y se convierte en aceite crudo de palma. Para consumo humano se debe refinar.

Todos los residuos son utilizados ya sea para alimento de ganado, para fertilizar plantaciones o como combustible para la caldera.